Primavera – Renovación – Balance – Nuevos Ciclos



Luego de los fríos días y noches del invierno que obliga a ir hacia dentro, nos llega el equinoccio de primavera ofreciéndonos renovación, balance, fertilidad, cierre de ciclos y apertura de otros.


La cultura Celta con su Rueda del Año, celebraba con grandes festivales las diferentes estaciones del año honrando los ciclos de la naturaleza. Ellos llamaban Ostara la llegada de la primavera


Ostara o Eostre, era una divinidad germánica, a ella se debe el origen de la palabra Easter (pascua). Es evidente el vínculo entre Eostre y Eos, la diosa griega del amanecer o Aurora.


Hay un día en el año que es más largo (solsticio de verano). También teneos una noche más larga en el solsticio de invierno, pero existen dos fechas el día y noche tienen la misma duración: los equinoccios de primavera y otoño. Es por ello que es importante que te hagas consciente de tu vida para que tomes ventaja aprovechando la energía de equilibrio que brinda el equinoccio de primavera


La primavera marca un amanecer, un despertar, hora de germinar lo que ha estado dormido. El sol se va haciendo más fuerte hasta llegar a su cenit en el solsticio de verano.


Llegan las lluvias, florecen las flores, todo reverdece, nuevos brotes en las plantas, las plantas germinan, los días se hacen cálidos, todo nos energiza con motivación, creatividad y alegría.


El equinoccio de primavera nos trae el nuevo año astrológico con el fuego de su primer signo: Aries


Aprovecha este baño de bendiciones naturales durante la entrada de la primavera.


¿Qué puedes hacer para honrar la naturaleza y sus ciclos?


Existen varios rituales que puedes hacer. Quiero recordarte si me has leído antes lo que siempre digo: el mejor ritual es el que sale de tu corazón. Mis recomendaciones son solo eso.


1. Sal a caminar en un bosque, parque o algún lugar natural con árboles. También puedes hacerlo a orillas de una playa. Haz lo posible por no pensar, calmando tu mente. Después de un rato escribe cualquier cosa que te haya llegado. Siempre llegan las respuestas que buscamos cuando meditamos.


2. Si vives en casa, camina por el patio de tu casa. Bendice con agradecimiento cada brote que veas, la grama, el cantar de los pájaros, la flor que apenas inicia su proceso a florecer.


3. Este día es un excelente para realizar tu mapa de logros o renovar el que hiciste a inicios de año. Quizás algunas apreciaciones de tu parte cambien. Podrás quitar, agregar o fortalecer lo que desees.


Un ritual que me gusta


Necesitas:


  • Vestirte de blanco o verde

  • Flores verdes o blancas

  • Una vela blanca o verde

  • Marcador negro, marrón (café) o verde

  • Algunas piedras que recojas de tu patio o de un río (siempre solicitando permiso)

Nota: puedes comprar las piedras, pero de ser así, colócalas sobre la tierra unas horas antes (si las dejas un día será aun mejor)


El ritual

Cuando tengas todo listo y tú estés preparada, preferiblemente después de las 11:33 am hora del este, que es la llegada de la primavera, siéntate en lugar cómodo al aire libre o frente a tu altar. Si lo haces al aire libre, necesitarás un envase alto para tu vela para que el viento no la apague. Enciende tu vela.

Céntrate en tu respiración durante unos minutos, aquietando tu mente. Luego, visualiza la madre tierra. Agradécele todos sus regalos y bondades. Lleva tu mente a los días fríos invernales, siente un poco de ese frío…ve sintiendo cada vez menos frío…es como si la temperatura va calentando poco a poco mientras pasan los días hasta llegar al día domingo 20 con la entrada de la primavera.

Respira profundo, percibe el olor a lluvia, a grama y tierra húmeda…agradece.

Vuelve a respirar y dale la bienvenida al nuevo ciclo de la naturaleza.

Agradece todos sus regalos. Dile que le agradeces que bendiga cada uno de tus proyectos. Que tú harás tu parte y le dejas el resto a la fuerza de la vida para cristalizar tus proyectos.

Luego de un rato, abre tus ojos, tomas las piedras y vas escribiendo con el marcador el nombre de tus proyectos, uno a la vez en cada piedra.

Cuando hayas concluido, bendice tus proyectos, diles a tus maestros, a Dios@, a quien sea depositario de tu fe, que tú confías en que eso o algo mejor está disponible para ti y te abres a recibirlo.

Cuando hayas concluido, puedes dejar tu vela encendida si es seguro hacerlo, de lo contrario la apagas (por favor, no la soples).

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo