Encuentra lo bueno en las malas experiencias

A veces nos quedamos presos de una mala experiencia. La vida nos trae cosas buenas y otras no tan buenas. Toda experiencia trae un regalo oculto que, por lo general, no nos detenemos a buscarlo. Cuando lo hacemos, esta experiencia deja de ser mala para convertirse en una gran bendición.



Muchas veces pasamos por situaciones dolorosas como el fallecimiento de un familiar. Tomamos conciencia de no detenernos en expresar el amor, de no limitarnos a una expresión amorosa, de no mostrar afecto a las personas que amamos y nos volvemos más duros para que no duela tanto. Sin embargo, es bueno siempre demostrar amor a quienes amamos.


Otra de las situaciones es el divorcio. Una señora y sus dos hijos cambiaron prácticamente su status de vida, porque todos dependían del padre, quien dejó de mantenerlos, una vez que se inició el proceso de separación. No fue hasta que la madre se dio cuenta que ella también podía ser productiva y hoy por hoy goza de una vida próspera. De hecho, el cambio fue doloroso y fuerte, pero hoy en día lo agradece.


Tenemos la costumbre de quedarnos encerrados en el drama, en el dolor, en el sufrimiento, en la rabia. Quedarnos ahí no nos ayuda a crecer. En la medida que, nos conocemos mejor, podemos tener una mejor vida.


Te invito a realizar el siguiente ejercicio:


  1. Escribe 5 malas experiencias que hayas vivido en tu vida.

  2. Escoge aquella que tu consideres que ha sido la peor de todas.

Responde la siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo puedo ser una mejor persona a raíz de esta experiencia?

  2. ¿Qué tengo que aprender de mí?

  3. ¿Cómo puedes ayudar a otras personas a que salgan de esa situación dolorosa?

No es lo que nos pasa lo que nos afecta tanto, es cómo lo vemos. Podemos ver las malas experiencias como algo muy doloroso y penoso, lo cual está bien, porque está bien sentirse así en ese momento. Sin embargo, ello tiene que servir de impulso para crecer y sacar la fortaleza interna que todas tenemos para superarlo.


No podemos devolver el tiempo, pero si puedes mirarlo desde otro ángulo y cambiar tu historia.


No desperdicies una mala experiencia. Saca lo mejor de ella, porque al hacerlo, estás sacando lo mejor de ti.


Zureya Queipo


18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo