El primer Útero – Madre Tierra

Madre Tierra - Pachamama - Globo Terráqueo -Tellus -Gea – Gaia.



Este último nombre proviene de la diosa griega Gea, quien era una de las diosas primordiales para la antigua Grecia. Gaia era la madre ancestral.


Es el tercer planeta solar y el único objeto celestial conocido que contiene vida. Es un organismo vivo por sí solo, tiene vida, mantiene todo lo que vive en ella, pero que debemos cuidar y proteger para que continúe con vida y dando vida en balance y equilibrio.


Varios factores llevaron hace medio siglo a que el 22 de abril fuera su día.

Uno de sus principales promotores fue el senador norteamericano Gaylor Nelson, quien quería crear conciencia sobre los problemas de sobrepoblación, contaminación, biodiversidad y otros asuntos ambientales para proteger la tierra.


Aun cuando todos los días deberíamos rendirle homenaje a la gran madre, este día se le rinde un especial homenaje.


La tierra es la madre que todos tenemos, es el primer útero, es símbolo de vida, de riqueza, de cosecha, transformación y abundancia.

La Tierra es principalmente femenina por ser dadora y la que alimenta. Es tan generosa que nos presta ese pedacito que de ella donde vivimos, sea casa o apartamento, que llamamos ‘mío’


La tierra, además, es la gran contenedora de los otros elementos tan importantes como lo son el aire, el fuego y el agua. Ella es completa en si misma, puede existir sin nosotros, pero nosotros no podemos existir sin ella.


Sobran las razones y motivos por los cuales debemos cuidarla.


¿Qué puedes hacer tú hoy en señal de honra y respeto por esta gran señora?


  • Planta un árbol.

  • Planta otro árbol.

  • Ve a un parque o al patio de tu casa y agradece su existencia.

  • Hazte conscientes de este gran pulmón que habitamos.

  • Abraza un árbol, háblale como si fuera la persona más importante de tu vida.

  • Observa la arena, las rocas, sostenlas en tus manos.

  • Camina descalza sobre la tierra, te ‘aterrizará’ es un excelente ‘grounding’.

  • Visita un río/riachuelo y bendícelo.

  • Respira a todo lo que den tus pulmones una y otra vez.

  • Conéctate y agradece el gran espíritu de Gaia.

Agradece


  • Gracias Madre Tierra por los regalos que me das sin yo pedírtelos.

  • Gracias por la riqueza que me otorgas tan generosamente.

  • Gracias por tus ríos, lagos, mares, océanos, inclusive, por tu lluvia que nos limpia y bendice.

  • Gracias por prestarme el espacio de mi casa (o apartamento).

  • Gracias por tu oro, petróleo, piedras, carbón… es tanto lo que das.

  • Gracias por los frutos que me como, y también por la seda y el algodón.

  • Gracias por las aves que vuelan y alegran con su canto.

  • Gracias por todos los animales que recorren tus llanos, praderas y montañas.

  • Gracias por permitirme dejar mis huellas sobre ti mientras camino.

  • Gracias por sostener mi cuerpo que te contienen a ti y los otros elementos.

  • Gracias porque de ti vengo y a ti regreso.


A partir de hoy me comprometo a cuidarte

en cada paso que dé sobre ti

para que sea digna/o de poner mis pies descalzos sobre ti


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo