Conoce & cambia tus creencias inconscientes

Este día nos susurra nuestro sistema de creencias. Más allá de saber qué es una creencia, es más importante saber cómo la cambiamos.



¿Qué es una creencia?


Todos los seres humanos tenemos diferentes tipos de creencias y esas creencias tienen diversos orígenes. Tenemos creencias religiosas y según sea la religión que profesamos, tendremos ciertas creencias sobre ese Dios.


También tenemos creencias familiares, las cuales suelen manifestarse en los “dichos” populares y no nos damos cuenta de su verdadero significado.


No nos detenemos a pensar sobre por qué creemos lo que creemos. Muchos expertos consideran que nuestro sistema de creencias conscientes es mínimo. Decir “soy buena persona” indica un buen mensaje, pero sigue siendo una creencia que está formada.


El pensamiento consciente es un 5% de lo que pensamos, mientras que el 95% es inconsciente y no lo conocemos, pero es tan grande y tiene tanta fuerza que es el que se nos presenta cotidianamente. Al no conocerlo no nos damos cuenta del poder que tiene, entonces solemos atraer lo contrario a nuestro pensamiento consciente.


Es importante saber lo que pensamos. Escribe sobre lo que piensas de ti, este ejercicio es a nivel consciente. Sin embargo, a nivel inconsciente, te invito a que realices 3 respiraciones profundas, consigas la tranquilidad que necesitas y completa la siguiente frase: “lo peor que yo tengo es…”.


Este ejercicio te ayudará a conocer verdaderamente cómo te concibes, pues a nivel consciente puedes decir que eres buena persona, pero si el 95% de tu pensamiento se centra en que no lo eres, que no eres valiosa, no puedes lograr lo que tú quieres o no mereces lo mejor de la vida, entonces estás atrayendo eso.


Es bueno que este ejercicio lo realices de manera frecuente, porque suele ser muy difícil para las personas llegar al nivel inconsciente. Por ejemplo, conocer el peor pensamiento que tienes del dinero, te dará luz sobre el por qué no atraes el dinero que tú quieres. Del mismo modo, realizarlo con otros aspectos como el amor, las relaciones de pareja, tu sexualidad, amistad.


Cuando conocemos nuestros pensamientos, entonces ya podemos cambiarlos.


Si no te conoces, entonces no te quejes de lo que vives y detente para que veas lo que estás viviendo. Si te gusta vivir así, entonces continúa, pero si no es así es tu responsabilidad preguntarte qué es lo que estás haciendo para atraer esta experiencia o situación a tu vida que no te gusta.


Tú no eres responsable de lo que las demás personas te hagan, pero si eres responsable de atraer a ese tipo de personas.

Si tu 95% considera que eres una mala persona, entonces no mereces atraer nada bueno a tu vida. Si no cambias tu sistema de creencias, seguirás atrayendo situaciones que no son de tu agrado. Así, solo atraerás relaciones a tu vida desde esa creencia que te limita y no desde tu autenticidad.


Tú tienes el poder de cambiar tu sistema de creencias, nadie más. Con la práctica puedes llegar a tu nivel inconsciente y conocer aquellos pensamientos que te están limitando. Esa creencia la cambiarás, escribiendo una afirmación que sea bonita, que resuene contigo. No es la afirmación la que te va a dar poder, sino que eres tú quien le dará poder a esta afirmación. Con esta afirmación no se utiliza la proposición “NO”. Por ejemplo, en vez de decir que el dinero no es sucio, es preferible decir que el dinero es bendito.


Yo, Zureya, recibo grandes cantidades de dinero.

Yo, Zureya, me abro a recibir todas las bendiciones de Dios que me llegan a través del dinero.


Puedes escribirlo o visualizarlo durante uno o dos minutos todos los días. Tienes que repetírtelo para que la creencia que te limita se vaya debilitando hasta que la otra tome más fuerza y se vaya expandiendo.


Les dejo mi afirmación favorita: “yo soy un regalo de Dios para el universo”


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo