top of page

5 efectivas técnicas de relajación para aliviar el estrés.


La angustia y el estrés provocados por el frenético ritmo de vida que llevas terminan pasando factura en tu cuerpo y mente. Dolores de estómago, presión arterial alta, dolores de cabeza o depresión son algunas de sus consecuencias. Sin embargo, puedes evitarlos siguiendo algunas de las técnicas de relajación para aliviar el estrés.


Gracias a ellas conseguirás calmar tu ansiedad y tranquilizar tu espíritu. Tu cuerpo lo agradecerá también. Y es que al estar estresado, el organismo libera hormonas que elevan la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Practicando estas técnicas de relajación para aliviar el estrés, tanto presión arterial como frecuencia cardíaca volverán a su estado habitual. La constancia hará que obtengas resultados a corto plazo.


Alcanzar el estado de meditación te permite aprender a reaccionar con calma a tus emociones y pensamientos. Sobre todo a esos que te generan estrés. A través de la meditación te sentirás más relajado y será capaz de concentrar la atención de tu entorno.


La meditación se caracteriza por:


  • Enfocar la atención, ya sea en un objeto, en la respiración o en un conjunto de palabras;


  • Realizarse en silencio para evitar así cualquier tipo de distracción;


  • Adoptar una posición corporal lo más relajada posible, como puede ser sentado o acostado;


  • Respiración muy lenta y tranquila que ayuda a relajarse;


  • Mente abierta a todos los pensamientos que llegan a la mente durante esos momentos, sin juzgarlos en ningún caso.


Respiraciones profundas.


Sin duda es una de las técnicas de relajación para aliviar el estrés más populares. Para practicarla debes sentarte colocando una mano sobre tu estómago y la otra sobre el corazón. Inhalas lentamente hasta que notes que el estómago se eleva. Entonces aguantas la respiración unos segundos para a continuación exhalarla lentamente.


Biorretroalimentación.


Con esta técnica es posible controlar ciertas funciones del cuerpo como los músculos o la frecuencia cardíaca a través de un sistema de retroalimentación que nos informa del estado de la función que queremos controlar voluntariamente. Para ello, durante la sesión el terapeuta especialista nos adhiere sensores en diversas partes del cuerpo que miden las ondas cerebrales, temperatura corporal, respiración… Los datos aparecen en el monitor.

Es el momento entonces de practicar el cambio de pensamientos, comportamientos o emociones que te ayuden a controlar las respuestas de tu cuerpo. Conforme pasa el tiempo podrás aprender a cambiarlos sin tener que usar el monitor.


Yoga.


Un clásico dentro de las técnicas de relajación para aliviar el estrés. El yoga es una práctica ancestral proveniente de la India y combina posturas, respiración y meditación. A través de las posturas se incrementa la flexibilidad y la fuerza. Se empieza por las más simples y con los años se llegan a practicar otras de gran complejidad. Es recomendable iniciarse bajo las enseñanzas de un maestro que indique el camino adecuado a seguir.


Relajación progresiva.


Se trata de una técnica sencilla que puede realizarse prácticamente casi en cualquier sitio. Comienza por los pies y sus dedos, centrándote en apretar tus músculos unos instantes y a continuación liberarlos. Seguirás entonces avanzando por todo el cuerpo concentrándote en cada ocasión un grupo de músculos a la vez.


10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page